Mar. Abr 23rd, 2024

Publicidad

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

EL NUEVO DIARIO, SAN JOSÉ. – El Gobierno de Nicaragua expresó este lunes su apoyo al de Cuba, después de que se registraran protestas en algunas localidades del oriente de la isla por la escasez de alimentos y los prolongados apagones diarios, que achacó al bloqueo de Estados Unidos.

«En estos días de infame continuidad del criminal bloqueo imperialista norteamericano contra ese pueblo cubano heroico, de resistencia y coraje reconocido en el mundo, enviamos a cada familia, a cada hogar, a los cuadros del Partido (Comunista), a ustedes, Raúl, Miguel, y a toda la dirigencia del Gobierno y su gloriosa vanguardia revolucionaria, nuestro abrazo fuerte y solidario, como siempre», escribió el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en una carta.

En el documento dirigido al líder cubano Raúl Castro y al presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel, Ortega dijo que confía en que «con la fuerza de ese gran pueblo y el Dios de todos los triunfos, la historia de honrosa valentía frente al atrevimiento inmoral de los Imperialistas de la Tierra, continuará brillando».

También que seguirá escribiendo «nuevas páginas de trascendencia ejemplar de los desafíos impuestos, mostrando una vez más el espíritu indoblegable de Fidel, de Raúl, de Miguel, y de esa invencible revolución cubana».

«Con la paz como bandera permanente, Cuba seguirá venciendo, entre el respeto, la admiración y el cariño de los pueblos del mundo», concluyó Ortega, que suscribió la carta junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Varios cientos de personas se manifestaron este domingo en Santiago de Cuba -segunda ciudad del país- y en al menos otras cinco localidades, principalmente del oriente de la isla, para protestar por la escasez de alimentos y los prolongados apagones diarios.

Fue una de las mayores jornadas de manifestaciones antigubernamentales registradas en Cuba desde el 11 de julio de 2021, las más numerosas protestas en décadas, en línea con las de Nuevitas (2022) y Caimanera (2023).

Cuba lleva más de tres años sumida en una grave crisis económica con escasez de productos básicos, inflación galopante, prolongados apagones diarios y una creciente dolarización, lo que ha provocado una migración sin precedentes y un fuerte descontento social.

Los apagones se han agravado en los dos últimos meses por averías en las obsoletas centrales de factura soviética y la falta de combustible, con tasas de cortes eléctricos de hasta el 45 % en los momentos de mayor demanda. Estas fallas suman más de 10 horas al día en muchas provincias del país.

La pandemia de covid-19, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y errores endógenos en políticas económica y monetaria han agravado en los últimos tres años los problemas estructurales del sistema cubano.



Fuente

Facebook Comments Box