Mar. Abr 23rd, 2024

Publicidad

Víctor González.

CIUDAD DE MÉXICO — Víctor González pensó que había experimentado las mayores emociones que el deporte que había elegido tenía para ofrecer, saliendo corriendo del bullpen para lanzar en cuatro juegos de la Serie Mundial. Había demostrado ser imperturbable, incluso obteniendo la victoria en el juego decisivo del campeonato de los Dodgers de 2020.

Sin embargo, mientras González estaba en el bullpen del jardín izquierdo durante la quinta entrada de la exhibición del domingo en el Estadio Alfredo Harp Helú, se presionó el cuello con dos dedos y se sorprendió al notar que se le aceleraba el pulso. Estuvo a minutos de lanzar frente a su madre y su abuelo por primera vez como profesional.

“Hay tanta emoción que sientes en el momento. No sabes qué hacer”, dijo González a través de un intérprete. “El nivel de emoción es tan alto que la presión que sientes. Quieres dar un buen espectáculo”.

De todas las experiencias que ha brindado la serie de dos juegos de los Yankees contra los Diablos Rojos del México, tener a González subiendo al montículo en su país de origen ante amigos y familiares fue una de las más memorables.

González registró un ponche y un lineout a los dos primeros bateadores que enfrentó antes de que Juan Carlos Gamboa alcanzara un error de tiro del campocorto Max Burt. Franklin Barreto conectó sencillo al jardín izquierdo, y Robinson Canó (su swing todavía es bueno a sus 41 años de edad) siguió con un sencillo productor al jardín central.

“Seguí diciéndome a mí mismo: ‘Hombre, tengo que frenar un poco las cosas’. Voy demasiado rápido’”, dijo González.

González retiró al siguiente bateador para terminar el cuadro, y que le cargaran la carrera sucia apenas le importó al jugador de 28 años. González salió del montículo entre vítores y cánticos de su nombre, resistiendo la tentación de saludar o quitarse la gorra.

“He lanzado en las Grandes Ligas desde hace bastante tiempo y nunca había tenido ese tipo de sensación”, dijo González. «Los sentimientos que tuve [el domingo] en el montículo fueron completamente diferentes».

González todavía vive en su ciudad natal de Tuxpan, México, que está aproximadamente a 3 horas y media en auto desde la Ciudad de México. Eso hizo que el viaje de los Yankees fuera la oportunidad más conveniente hasta el momento para que su madre, Norma Ortiz, y su abuelo, Miguel, lo vieran lanzar en persona.

“Cuando la miré, creo que estaba nerviosa”, dijo González, cuya esposa, Carolina, también estaba entre los 15 miembros de la familia que asistieron. “Mi abuelo me dio un gran abrazo y un gran beso después del partido; él estaba llorando. La última vez que me vio lanzar era un niño pequeño”.

La contienda del domingo también fue significativa para Jonathan Loáisiga, con el derecho nicaragüense lanzando frente a su madre por primera vez como Yankee.

“Estoy orgulloso de esa oportunidad de venir aquí y de que mi mamá me vea lanzar por primera vez, es un momento hermoso que ella podrá apreciar”, dijo Loáisiga a través de un intérprete.

González fue uno de los tres jugadores nacidos en México en la lista de viaje de los Yankees para esta serie. El lanzador derecho Luis Serna y el jugador de cuadro Jared Serna, quienes nacieron en San Luis Río Colorado, México, y Guaymas, México, respectivamente, también hicieron el viaje.

Los Yankees hicieron un cambio de lanzador antes del juego del lunes, fichando a Serna, de 19 años, para iniciar la segunda exhibición.

«Es alguien a quien tenemos muy buena opinión en nuestra organización», dijo el manager Aaron Boone. “Pude verlo un par de veces esta primavera. Parece que tiene la oportunidad de ser realmente bueno. Estamos entusiasmados con su futuro y con que pueda lanzar en su país de origen”.

Mientras Giancarlo Stanton, José Treviño y Anthony Volpe prestaron poder estelar al evento (¡Stanton incluso usó una máscara de lucha libre durante la práctica de bateo del lunes!), González fue celebrado como un héroe que regresa.

El discreto lanzador sonrió, casi tímidamente, cuando salió del dugout de la tercera base antes del partido del lunes y escuchó fuertes cánticos de su apellido: “¡GON-ZAL-EZ! ¡GON-ZAL-EZ!”

“Significa mucho”, dijo González. “Qué felices parecen todos ser parte de esta experiencia, es increíble. Espero que todos tengan la oportunidad de venir aquí. Estoy seguro que a los fanáticos mexicanos les encantaría la experiencia de tener equipos de Grandes Ligas aquí”.

Fuente

Facebook Comments Box