Mié. Abr 17th, 2024

Publicidad

Chris Sale.

EL NUEVO DIARIO, NORTH PORT, Fla. — Estos últimos años han sido duros para Chris Sale . Pero la racha plagada de lesiones creó cierta perspectiva para el lanzador de los Bravos mientras se prepara para comenzar una temporada sano por segunda vez desde 2019.

«Cuando llegas a la cima de la montaña y te derriban, es una píldora difícil de tragar», dijo Sale. “Respeto el juego y aprecio un poco más el proceso, dónde estoy, qué estoy haciendo y con quién lo estoy haciendo. Este juego no dura para siempre. He tenido los mejores momentos de mi vida en este juego y he tenido los peores momentos en este juego.

«Ser capaz de equilibrar eso, asimilarlo todo y respetarlo en su conjunto hace que sea más agradable cuando puedes verlo a través de esa lente».

El entusiasmo de Sale por la próxima temporada creció a medida que avanzaba en los entrenamientos primaverales sin ningún problema de salud. Completó su temporada en la Liga de la Toronja el lunes por la tarde, cuando registró seis ponches en tres entradas en blanco en la victoria de los Bravos por 4-0 contra los Mellizos en CoolToday Park.

Fue un final apropiado para una primavera alentadora para Sale, quien ha seguido sintiendo los beneficios de una temporada baja saludable. Su habilidad para lanzar durante todo el invierno sin limitaciones ayudó a producir un esfuerzo sin anotaciones en tres de sus cinco aperturas de primavera.

Más importante aún, Sale comenzará la temporada regular sintiéndose fuerte física y mentalmente. Esto es algo que no había podido decir mucho en las últimas cuatro temporadas.

«Todavía estoy fuerte ahora, como lo estaba a principios de la primavera», dijo Sale. “Afortunadamente, no tuve ningún problema durante la primavera, lo cual fue agradable. Para eso fue todo el trabajo duro”.

Sale terminó entre los seis primeros en la votación del Premio Cy Young de la Liga Americana durante siete temporadas consecutivas (2012-18) y cerró la Serie Mundial ’18 para los Medias Rojas. Su permanencia en la cima de la montaña terminó el año siguiente cuando comenzó a lidiar con una molestia en el codo izquierdo que lo llevó a una cirugía Tommy John en el 2020. Una fractura de muñeca derecha, una fractura del meñique izquierdo, una fractura por sobrecarga de la costilla derecha y una dolencia en el hombro izquierdo también lo marginaron en los últimos años.

Pero los Bravos estaban dispuestos a arriesgarse a que Sale tuviera la capacidad de volver a marcar la diferencia. Así, lo adquirieron de los Medias Rojas a cambio de Vaughn Grissom en diciembre.

Sale hará su debut el domingo cuando los Bravos concluyan una serie de tres juegos en Filadelfia. Llevará el número 51 por primera vez en su carrera. Esto es en honor a su ídolo de la infancia, otro zurdo larguirucho llamado Randy Johnson.

“Eso es lo que usaba cuando era niño”, dijo Sale. “Fueron mi papá y luego Randy Johnson [en términos de importancia] en mi casa”.

No hay duda de que Sale tiene algo de esa misma agresividad que lo impulsó durante sus mejores temporadas. Durante una apertura reciente contra los Rays, reaccionó a conceder una base por bolas golpeando la pelota contra su cabeza. Unos minutos más tarde, cuando lo sacaron porque había alcanzado su límite de lanzamientos con un out en el cuarto, abrió de golpe la puerta del dugout y enojado se dirigió hacia la casa club.

Sale estaba mucho más satisfecho con su eficiencia el lunes.

«Esto es lo que estábamos buscando», dijo Sale. “Tenía algunas cosas en las que trabajar desde el principio. Siento que pudimos hacer eso. Poder tener algo como esto para el último fue bueno”.

Fuente

Facebook Comments Box