Dom. Abr 14th, 2024

Publicidad

A seis días de cumplir 25 años, el máximo anotador de esta temporada en la NBA -y uno de los grandes candidatos al MVP- se quedó al borde de un nuevo triple-doble con 41 puntos (14 de 27 en tiros de campo, 6 de 11 en triples, 7 de 7 desde la línea de personal), 9 rebotes y 11 asistencias.

Además volvió a ser la peor pesadilla de unos Suns ya acostumbrados a sufrir la furia del balcánico en los últimos años.

Doncic dejó asimismo la imagen de la previa del encuentro al llegar al American Airlines Center de Dallas vestido con una camiseta de su antiguo equipo, el Real Madrid.

Al lado de Doncic brilló Kyrie Irving con 29 puntos y una actuación muy efectiva (11 de 18 en tiros, 5 de 8 en triples).

«Siete victorias seguidas… Estamos creyendo en nosotros. El equipo al completo está unido y la química es fantástica», aseguró Doncic nada más terminar el encuentro en declaraciones a la cadena TNT.

El triunfo dejó a los Mavericks con el mismo balance que los Suns (33-23 en el Oeste). Sin embargo, Dallas cerró su serie de la temporada regular ante Phoenix por 2-1, algo que podría ser importante en el desempate antes del ‘playoff’.

En estos momentos, Dallas es sexto en el Oeste mientras que Phoenix cayó al séptimo puesto, que tiene el castigo del ‘play-in’.

Sin el lesionado Bradley Beal, los Suns tuvieron como referentes a Devin Booker (35 puntos y 8 asistencias) y Kevin Durant (23 puntos y 6 rebotes).

Suns asustan…

Los Suns empezaron con muchas ganas y acierto, tanto que metieron sus tres primeros triples y manejaron el arranque con solvencia.

Booker se situó a los mandos anotando y distribuyendo (12 puntos y 3 asistencias en el primer periodo), mientras que Doncic consiguió 9 puntos pero también sumó 2 faltas muy pronto.

Al rescate de los locales apareció Irving, que encadenó un par triples en la recta final (para 13 puntos en el cuarto inicial) y los Mavericks dejaron el primer capítulo prácticamente en tablas (32-33).

El guion del segundo acto fue muy parecido. Phoenix circulaba el balón muy bien en ataque, Durant anotaba con facilidad y a la fiesta de los Suns se apuntaban actores de reparto como Eric Gordon o Grayson Allen.

Pero entonces se toparoncon Doncic, especialmente inspirado a la hora de sacar canastas con adicional atacando a la zona. El esloveno metió 12 puntos y los Mavericks, pese a que fueron perdiendo de 11 puntos, cerraron una entretenida primera mitad a tiro de piedra (60-63).

… pero Mavericks resuelven

El momento clave de la velada llegó en la reanudación con un vendaval de los de Jason Kidd.

Doncic conectó dos triples seguidos y le sirvió uno más a P.J. Washington, por lo que Frank Vogel mandó a los suyos al rincón de pensar con un 9-0 en contra de salida.

De nada sirvió el tiempo muerto, ya que Doncic, absolutamente encendido, metió otro triple y asistió a Josh Green para otro acierto desde el perímetro.

Phoenix tuvo que parar de nuevo el partido con un impactante 15-0 en poco más de tres minutos (75-63 con 9.18 en el reloj).

El encuentro había cambiado por completo y los visitantes se aferraron a un Booker que dio un paso al frente cuando más lo necesitaban los suyos con 13 puntos en ese tercer cuarto (96-91).

El marcador todavía estaba muy apretado, pero daba la sensación de que los Suns se estaban quedando sin batería en ambos lados de la pista mientras los Mavericks iban a más.

La sentencia no tardó en llegar. Primero Irving firmó una preciosa penetración que abrió un hueco ya importante (104-93 con 9.35) y, ya en el desenlace, Doncic conectó un triple frontal -después de haber recibido un golpe fortuito en la cara- y los Mavericks conservaron su espléndida racha.

Dallas afronta ahora una dura gira por el Este con partidos ante los Indiana Pacers, los Cleveland Cavaliers, los Toronto Raptors y un cierre ante los Boston Celtics, el conjunto con el mejor balance de la liga.



Fuente

Facebook Comments Box