Mié. Abr 17th, 2024

Publicidad

El presidente Emmanuel Macron tuvo que salir corriendo de la feria agrícola para no ser linchado por los productores y granjeros franceses. Fuente externa.

EL NUEVO DIARIO, PARÍS.- El presidente francés, Emmanuel Macron, inauguró este sábado oficialmente el Salón de la Agricultura bajo los silbidos y abucheos de los asistentes, con gritos de «Macron dimisión», y tras varias horas de alta tensión pese a las fuertes medidas de seguridad.

El tradicional corte del cordón se produjo alrededor de las 13.30 horas (12.30 GMT), más de cinco horas después de la llegada del jefe de Estado al recinto ferial de Puerta de Versalles.

El evento estuvo marcado por incidentes desde las primeras horas del día, cuando en paralelo a la llegada del mandatario francés decenas de personas forzaron una valla, entraron de manera anticipada en el recinto y tuvieron choques con las fuerzas de seguridad.

Macron debate con los sindicalistas 

Macron, en un intento de calmar las aguas, puso en marcha una especie de debate informal en una habitación cerrada con decenas de representantes de sindicatos y asociaciones del campo.

Con ellos departió durante unas dos horas en un ambiente a veces tenso, pero en su mayoría de tono constructivo.

«Vamos a lograrlo todos juntos», subrayó el presidente, con promesas de que el Gobierno no olvidará sus compromisos y establecerá medidas para mejorar la situación del campo.

Los agricultores, por su parte, afearon a Macron en especial la vaguedad de las iniciativas gubernamentales frente a las necesidades urgente e inmediatas del sector.

Macron debate con los sindicalistas en un salón de Agricultura . EFE.

Crisis de agrícola no se puede resolver en una semana 

Macron hizo notar que la crisis agrícola actual no se puede resolver en una semana y trató de explicar algunas medidas que prepara su Gobierno para responder a las reclamaciones del campo.

Entre los temas tratados destacaron el problema de garantizar los suministros del agua de cara al futuro, las dificultades del recambio generacional o la puesta en marcha de un censo de explotaciones agrarias en apuros financieros para mejorar el apoyo del Estado a nivel de tesorería.

También se habló de la necesidad de hacer más estricta la ley Egalim francesa, que garantiza a los agricultores precios mínimos de compra que cubran sus costos, y del rechazo del campo al tratado de libre comercio con Mercosur, algo sobre lo que Macron recalcó que no habrá acuerdo por parte de Francia si no se incluyen cláusulas espejo.

Macron, además, ha invitado a todas las organizaciones sindicales del campo a reunirse con él en el Elíseo dentro de tres semanas.

 



Fuente

Facebook Comments Box