Dom. Feb 25th, 2024

EL NUEVO DIARIO, MIAMI – Nicaragua tuvo que esperar mucho tiempo para participar en una Serie del Caribe, debutando el jueves en la edición del 2024 al realizar el partido inaugural del torneo contra Puerto Rico.

Aunque la representación de Nicaragua, Gigantes de Rivas, cayó por 5-2 ante su homólogo puertorriqueño de los Criollos de Caguas, el jueves fue un día histórico para el país centroamericano, que ha contado con 15 ligamayoristas desde que debutó en Grandes Ligas el derecho Dennis Martínez en septiembre de 1976.

“Para nosotros, el béisbol es Rey en Nicaragua”, dijo el dirigente de los Gigantes, Marvin Bernard, exjardinero de las Mayores. “La pasión que se tiene es del otro mundo, ¿verdad?”

La larga espera de la afición nicaragüense, país invitado al Clásico Caribeño este año, se sintió en el loanDepotpark el jueves. Aunque el choque con Puerto Rico inició a las 10:30 de la mañana, se escuchó todo el tiempo un fuerte apoyo de parte de los fanáticos de Nicaragua en el hogar de los Marlins, algo notado por Bernard y su tropa.

“Cuando se pierde, se sufre”, comentó el piloto, quien estimó que “el 80 o 90 por ciento” de la fanaticada en el loanDepot park para el partido Gigantes-Criollos estuvo a favor de Nicaragua. “Estamos buscando la manera de cómo poner a la gente de nosotros a gozar.

“Sufrimos juntos y gozamos juntos”.

En años recientes, países que han hecho su regreso después de mucho tiempo o su propio debut en la Serie del Caribe han tenido su cuota de tropezones.

Colombia, por ejemplo, no ganó partido alguno en el 2020 en Puerto Rico con Vaqueros de Montería, pero dos años después, Caimanes de Barranquillo sorprendió al mundo de béisbol al conquistar el campeonato en la República Dominicana. El retorno de Cuba en el 2014 no fue el más exitoso, pero al año siguiente Pinar del Río dio la sorpresa al ganar el título. La excepción fue Panamá en el 2019, cuando los Toros de Herrera, como equipo anfitrión en el istmo, rompieron los pronósticos con la corona en el primer Clásico Caribeño para el país desde la Primera Etapa (1949-60). Pero hasta los panameños han sufrido sus golpes desde entonces.

“La calidad es un poquito diferente a la que estamos acostumbrados nosotros”, reconoció Bernard. “Sí, eso de los nervios cambia un poquito todo.

“Vamos a aprender de lo que sucedió hoy. Los muchachos se mojaron los pies, pero que no estén contentos con eso, para salir a pelear (el viernes)”.

Con récord de 0-1, los Gigantes se medirán con los campeones defensores del evento, los Tigres del Licey (R.D.), a las 3:30 p.m. hora local de Miami.



Fuente

Facebook Comments Box