Sáb. Mar 2nd, 2024

Giannis Antetokounmpo y Adrian Griffin.

EL NUEVO DIARIO, MILWAUAKEE.- Tras solo 43 partidos al frente del equipo, Adrian Griffin ha sido cesado como entrenador de los Milwaukee Bucks, y es mucho lo que se ha dicho desde entonces de su relación con el vestuario y, en concreto, con Giannis Antetokounmpo. Los rumores señalan que fue el griego quien apostó por su contratación en verano y que ha sido su pérdida de fe en él la que ha ocasionado su salida, de modo que el jugador fue preguntado al respecto tras el duelo de esta madrugada ante los Cavaliers, el primero sin Griffin en el banquillo. Y este, en una respuesta de casi cuatro minutos, trató de dejar claro que la decisión no fue, en última instancia, suya.

«Esto es lo que no me gusta de la NBA. Es un negocio puro y duro» comenzó el ala-pívot, tal y como recoge Eric Nehm, periodista de The Athletic. «Ayer Griffin era nuestro entrenador y hoy es como si nunca hubiera estado aquí. No me gusta esa faceta de la NBA y no tengo problema en hablar abiertamente de ello».

«Pero lo entiendo, es parte del negocio. Hay traspasos, hay despidos, y hay gente que tiene que cambiar su vida entera de un momento para otro. Y por fuera, hay gente creando narrativas que no tienen nada que ver con la realidad. Pero yo intento no caer en ello y no entrar a a decir qué se ajusta a la realidad y qué no porque siempre va a haber gente diciendo cosas sobre mí y sobre el equipo».

«Por ejemplo ‘oh, Giannis no tenía una buena relación con el entrenador’. Falso. Me encantaba, lo invité a mi boda, ¿sabéis? Hablaba con él, fui entrenado por él y nos iba muy bien. Tenéis que entender que en una posición como esta, cuando se va a contratar a alguien el general manager viene y te pregunta tu opinión, pero no solo a mí, también al resto de jugadores y a personas en cuyo consejo confía. Sin embargo, a veces se vende la historia de que son los jugadores los que están tomando la decisión, pero no es así».

«Yo tengo un trabajo, y mi trabajo consiste en ser la mejor versión posible de mí mismo y ayudar al equipo a ganar partidos» prosiguió. «Se me paga para eso, no para cambiar la vida de nadie ni para hacer que nadie se sienta incómodo. No me gusta esa parte, y hay gente a la que se le paga mucho dinero por tomar decisiones que se sabe que a veces van a ser duras. Respeto mucho a Jon Horst (general manager del equipo), porque su trabajo no es nada fácil y a mí personalmente no me gustaría estar involucrado en ello».

«¿Se me ha preguntado alguno vez que pienso sobre una cosa o sobre otra? Sí, muchas veces. Pero yo no tomé la decisión de contratar a Griffin. Hablé con él de la misma manera que hablé con Budenholzer en su momento, pero nadie dijo que yo hubiera contratado a Bud porque en aquel momento era un niño. Pero por supuesto que se me pregunta. Pero al final, no soy yo quien toma la decisión. De verdad que no. Yo intento ceñirme al baloncesto».

Ceñirse al baloncesto es precisamente lo que hizo Giannis esta madrugada, en la que, con su triple-doble de 35 puntos, 18 rebotes y 10 asistencias comandó la victoria de Milwaukee por 126-116 ante los Cavaliers. Los de Wisconsin, que estuvieron dirigidos desde el banquillo por Joe Prunty, entrenador interino, tienen por delante el reto de revertir la temporada tras un cambio tan brusco y tratar de convertirse en aspirantes al anillo, y derrotar a uno de los equipos más en forma de las últimas semanas es sin duda un buen primer paso para ello.



Fuente

Facebook Comments Box